Somos el Dorado

Mucho tiempo ha pasado desde que en el territorio que hoy es Colombia, se gestó la leyenda de “El Dorado” un espacio imaginado por los colonizadores, donde se presumía que el oro era el pan de cada día y su brillo se hallaba invaluable en cada esfera de la vida nativa. Los habitantes de ese nuevo mundo no tenían la misma valoración económica del oro que se hace hoy, pero comenzaron muy temprano a reconocerlo como parte importante de su medio ambiente y sociedad.  Existen, desde épocas prehispánicas, evidencias, pruebas y piezas que dan testimonio de una civilización hábil y recursiva para la metalurgia y la orfebrería. Pasando de esta visión social del oro en la época previa al descubrimiento de América, la colonia se convirtió en un primer escenario de la explotación minera en el país.

Como lo ilustra el profesor Gabriel Poveda Ramos, Miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, “La minería en Colombia surgió a partir del impulso del imperio español, en primer lugar nutriéndose de las constantes reservas de oro y plata, que en dichas épocas abundaban en los ríos descendientes de las cordilleras y cuya existencia llegó gracias a esos mismos nativos de El Dorado” Como lo descubrió nuestra civilización en sus comienzos, el territorio es parte viva de la realidad de nuestro ecosistema.

Colombia tiene además de su biodiversidad, uno de los subsuelos más ricos del planeta, donde se encuentran yacimientos de minerales tan diversos como la plata, el oro, el coltán, el níquel, la esmeralda y el uranio, por solo citar algunos de ellos. Habría que tener en cuenta que hasta el 2014 solo el 15 % del territorio nacional había sido explorado para minería, según datos de la Unidad de Planeación Minero Energética.

DE LO REGIONAL A LO MACRO

De acuerdo al informe anual “Dónde invertir en minería” de Behre Dolbear Group, una de las más antiguas consultoras del mundo, Colombia se encuentra entre los 10 países más atractivos del mundo para los inversionistas mineros. La estadística compara factores que facilitarían la inversión extranjera, como lo son la estabilidad del sistema político y económico del país, la existencia de una moneda competitiva, así como la ausencia de conflictos sociales y corrupción.

“Hoy hay un limbo jurídico y esto afecta la inversión extranjera desde el punto de vista económico, porque cuando un inversionista encuentra que no hay seguridad jurídica se abstiene. Hay que establecer reglas claras donde se preserve el medio ambiente y en condiciones que no afecten la calidad de vida de los habitantes que se encuentran en esos sectores”, reconoció en diálogo con The Times of Colombia, el economista y concejal de Bogotá por el partido Conservador, Roger Carrillo. El artículo 332 de la Constitución Política colombiana, establece que el estado es propietario del subsuelo y de los recursos no renovables de nuestro territorio.

De esa consideración han partido una serie de intentos para regular y delimitar la acción minera en el país, dado que nuestro sistema político debe decidir cómo se administran estos recursos y cómo se llevan a cabo estrategias para mitigar el impacto ambiental y social. Dichos intentos de regulación han pasado por el Código Minero (ley 685), aprobado en el 2001, el cual se mantiene en firme tras lo sentenciado por la Corte Constitucional, corporación para la cual la reforma del código propuesta con la ley 1382 de 2010, no era adecuada para el país por su desconocimiento ambiental, étnico y social del territorio.

Distintos sectores políticos han reconocido esa necesidad que tenemos de establecer los parámetros de la minería en el territorio nacional, la responsabilidad de los inversores extranjeros, los químicos contaminantes prohibidos en la extracción, la delimitación de las reservas naturales y la defensa del espacio vital de las comunidades.

Medicina - Farmacéutica

Ingeniería Aeronáutica

Ingeniaría Automotriz

Inglés - Hoteleria y Tursimo

Template Settings

Theme Colors

Blue Red Green Oranges Pink

Layout

Wide Boxed Framed Rounded
Patterns for Layour: Boxed, Framed, Rounded
Top